Para correr en la TT de la Isla de Man hay que ser muy valiente

Para correr en la TT de la Isla de Man hay que ser muy valiente

El circuito de la TT de la Isla de Man es un entramado urbano de árboles a ambos lados, muros de piedra, fachadas de casas, bordillos, un asfalto a menudo resbaladizo por la resina de los árboles e incluso espectadores que se agolpan a las orillas de la carretera, de dos carriles, sin arcén. Así es el circuito urbano en el que se celebra el Tourist Trophy, es decir, el TT de la Isla de Man. Una pequeña isla inglesa cuyas carreteras, la cierran al tráfico, la cita es anual desde el día 28 de mayo de 1907.

Una prueba que acumula más de 220 muertos, tres la última semana. Este lunes, por ejemplo, falleció en competición un motociclista irlandés de 34 años, se llamaba Derek Biren y según la organización de la prueba, la Auto Cycle Union, era “un experimentado competidor en la prueba”.

La prueba de la TT de la Isla de Man es una carrera contrarreloj en la que se llegan a alcanzar velocidades superiores a los 300km/h y en la que la media en las rectas ronda los 200km/h. El recorrido del circuito es de unos 25 kilómetros de extensión y los pilotos corren durante más de cuatro horas en este trazado urbano.

En la pista urbana Isla de Man los espectadores son muy temerarios, entre las competiciones podemos encontrar Supersport, Superbike y hasta Sidecar. El piloto Joey Dunlop ha ganado ya la friolera cantidad de 26 veces, a la cabeza de los héroes de Man. Otros conocidos pilotos, como Mike Hailwood con 14 victorias, o Giacomo Agostini con 10 victorias en el TT, destacan entre los mejores en el trazado inglés.

 


Deja un comentario

Connect with Facebook