Claudio Castiglioni, adiós a un grande de la moto (II)

Claudio-Castiglioni-MV-Agusta

De esta manera, en 1985, compra Ducati y su fábrica de Bolonia. Pero no sólo lo hizo por reflotar una marca y compañía que tenía todas las papeletas para desaparecer, sino que, además de ello, se empeñó en actualizar totalmente el estilo de las máquinas que fabricaban.

Y así, se sacó de la manga la Ducati Monster, la primera moto naked (desnuda) que salía al mercado, y el calificativo provenía del diseño de su carrocería, o mejor dicho, de la no existencia de la misma, puesto que se prescindía de cualquier tipo de carenado, dejando al descubierto tanto el motor, como el bastidor. Y no contento con ello, encargó a su ingeniero jefe, Massimo Bordi, un proyecto que marcaría la impronta de Ducati en el mundo de las dos ruedas: la aplicación a todos sus motores de la distribución desmodrómica, para motores bicilíndricos con cilindros de cuatro válvulas.

Evidentemente, también tuvo éxito en las competiciones de velocidad, logrando que Cagiva se adjudicara varias victorias en el campeonato del mundo de 500 cc con pilotos como Eddie Lawson, e incluso ganó campeonatos del mundo de motocross. Además, con Ducati bajo su batuta, dominó totalmente el campeonato mundial de superbikes.

Después de que Cagiva, metida de lleno en otros proyectos industriales, tuviera que vender Ducati en 1996, Claudio Castiglioni centró todas sus energías en MV Agusta, empresa a la que hizo renacer y a la que dedicó los últimos quince años de su vida, tras venderla y volver a comprarla en dos ocasiones más.

Todos los proyectos empresariales que acometió llevaban su sello personal y se dedicó a ellos en cuerpo y alma, con toda la pasión de la que era capaz. Por ello, no debió resultar fuera de lugar, a propios y extraños, el ver al mismísimo Giacomo Agostini, el piloto que dió ocho títulos a MV Agusta antes de la llegada de Castiglioni, llorando sin consuelo en el funeral de su antiguo patrón.

Fuente: El País


  • antonio dice:

    Amigos moteros, estoy muy triste por la desaparición física de Claudio. No lo conocí personalmente, pero lo estimé grandemente porque siempre colaboró con la industria Argentina y máxime cuando en el año 2010 ofreció ser garante para el retorno del Continental Circus a la República Argentina. Descansa en paz amigo., jamàs te olvidaremos. ANTONIO – República Argentina.

Deja un comentario

Connect with Facebook