Cinco millones para un equipo privado en MotoGP en 2012

MotoGP 1000cc

El mercado de MotoGP con vistas a 2012 tiene en Andrea Dovizioso a su pieza clave (negocia con Ducati Aspar, Cecchinello Honda, Yamaha Tech3 y Suzuki), pero no es el único nombre interesante que aparece en el rompecabezas. Stefan Bradl, actual líder de Moto2, es de los que también suena hace tiempo. Su equipo, el Viessmann Kiefer, quiere dar el salto con él y subirle a una de las nuevas Honda 1.000cc, que ofrecerán como gran atractivo el ser, de entrada, igual que las de los oficiales. Sin embargo, el elevado precio de la operación es un problema que reconoce el propio Bradl: “Subir a MotoGP o seguir en Moto2 no depende de que sea campeón o segundo este año. Depende de que el equipo encuentre el dinero para poder llevar a cabo el proyecto. De hecho, estoy algo decepcionado, porque debería haberse cerrado todo este fin de semana, pero ahora resulta que hacen falta 5 millones de €, porque sólo la moto ya cuesta 3 millones. Hace falta mucho dinero para subir a MotoGP”.

Honda ya ha adelantado a los equipos con intención de hacerse con una de sus motos satélites que el precio de las RC213V estará en 2,3 millones de €, a lo que habría que añadir 600.000 más para adquirir el cambio ultra rápido Seamless, del que Nakamoto, vicepresidente de HRC, ya advirtió en Brno que sería caro: “Esa caja de cambios cuesta más que la casa en la que vivo”.

Bradl está al tanto de esos precios y, a día de hoy, aún no sabe si podrá dar el salto, algo que sucede también con Luthi y su escudería Interwetten. Volviendo a Dovizioso, el problema también se plantea para él en ese sentido, caso de seguir pilotando una Honda, porque el Ala Dorada no quiere pagarle al equipo de Cecchinello ni la ficha del piloto ni la moto. Aún está todo por decidir.


Deja un comentario

Connect with Facebook