Fausto Gresini asegura que su equipo no estará en Cheste

San Carlo Gresini

Fausto Gresini, dueño del San Carlo Gresini en el que corría el malogrado Marco Simoncelli, tiene decidido que su equipo no corra en el Gran Premio de la Comunidad Valenciana ni realice los tests de postemporada los días siguientes.

El italiano, roto por el dolor de haber perdido a su segundo piloto en 8 años -el primero fue Kato- no se ve con fuerzas. En 2003 él y los suyos sí que sacaron fuerzas para continuar a la carrera siguiente. “Aquella vez nos las arreglamos para encontrar la fuerza para continuar. Cuando Gibernau ganó la siguiente carrera en Sudáfrica había una extraña magia. Era como si Kato hubiera pilotado con Sete”, recuerda.

Gresini se siente destrozado porque había conectado muy bien con Simoncelli, del que sólo tiene buenas palabras: “Tengo tantas imágenes que vienen a la mente de estos 2 años juntos. Marco fue espontáneo, siempre hizo lo que pensó, con un corazón de oro. No recuerdo haberlo visto enfadado una sola vez. Siempre fue justo consigo mismo y con los demás, amaba el desafío y a su equipo, que eran un instrumento para lograr sus sueños y dar rienda suelta a su pasión. Un niño especial que provenía de una familia especial. Él y su padre, Paolo tenían una complicidad especial, similar a la que se encuentra entre hermanos, compartiendo cada momento de sus vidas”.

Para él, lo ocurrido en Sepang no puede ser nada más que mala suerte. “Fue un accidente causado por una serie de circunstancias negativas increíbles. La moto se fue al interior de la curva en lugar de la parte exterior, en la pista más ancha del campeonato“, comentó.


Deja un comentario

Connect with Facebook