La Ducati campeona de Carlos Checa

ducati-carlos-checa-superbikes-1

Después de la consecución del Campeonato del Mundo de Superbikes, no está de más echarle un vistazo a la máquina que hizo posible el triunfo de nuestro compatriota Carlos Checa, la Ducati 1098R RS11. Según el jefe del departamento SBK de Ducati, Ernesto Marinelli, la moto de Checa es similar a la que cualquiera puede adquirir por 135.000 euros más impuestos, que es el precio de la 1098R, versión RS11 carreras-cliente de Superbike de la firma italiana. Aunque, bien es cierto que con ciertas mejoras que pasamos a analizar en detalle.

Empezamos por el motor, al que se le han hecho las siguientes modificaciones: se le cambiaron los pistones por otros con dos segmentos, árboles de levas nuevos, así como la caja de cambios y el embrague, todos ellos con especificaciones de carreras. Esos pistones forman parte del kit especial y están numerados. Son entregados por Ducati a los clientes que los pidan en un plazo máximo de 90 días. El peso total de la 1098R de serie, en seco, es de 165 kg, la misma cifra, pero con aceite y agua (sin gasolina) de la versión RS11.

Ducati_Carlos_Checa_02

Los cuerpos de inyección, con tomas elípticas, tienen una medida equivalente a 63,9 mm en los circulares. Por otra parte, y aunque se incorpore el motor de arranque, la RS11 debe ser lastrada para llegar al peso mínimo de 165 kg.

En la parte ciclo, el basculante monobrazo sigue siendo exclusivo de Ducati entre las superbikes del Mundial, así como el chasis multitubular con tubos de 34 mm de diámetro, frente a los doble viga de aluminio de sus rivales. El embrague sigue el esquema multidisco en baño de aceite con accionamiento hidráulico y sistema antibloqueo.

En el resto de componentes se beneficia de firmas italianas, como Brembo para el equipo de frenos y Marchesini para las llantas en ambos ejes. El escape Termignoni muestra la relación de muchos años que la firma mantiene con Ducati. Las suspensiones firmadas por Öhlins en ambos trenes, con una horquilla invertida TRVP25 delante y monoamortiguador trasero RSP40.

Como se puede observar, a simple vista, una máquina ganadora, aunque algo limitada frente a sus rivales pero que logró hacerse con el título mundial gracias al buen hacer de nuestro compatriota, Carlos Checa.

 


Deja un comentario

Connect with Facebook